lunes, 21 de marzo de 2016

El sexo está en la cabeza ("Lo desconocido como barrera")

Otro texto mal redactado de Diario de dos enfermos, de cuando escribía por ahí.

¿Por qué he decidido publicar esto? No lo sé. Aunque esta relación haya quedado atrás, necesitaba contarle a alguien más por qué me cuesta tantísimo disfrutar de las parejas que he tenido. Quizás algún día lo explique de manera más objetiva y amplia, pero hoy por hoy solo haré un "copia y pega" de cómo me sentía por aquel entonces, ya que no difiere mucho de mi sentimiento actual, los mismos complejos y las mismas necesidades. En algunas cosas no avanzo.

"8 de abril de 2013.

Como dije en más de una ocasión, existen en mí barreras que dan como consecuente que yo sea más cerrada. Quizá te pueda contar muchísimas cosas aunque no te conozca, o aun conociéndote, pero pocas han sido las veces y las personas han hecho que realmente me sienta a  gusto expresándome.
No son sólo un problema de relación social entre amigos o familiares, sino más íntimo, que impiden que yo disfrute o sienta algo cuando estoy teniendo sexo con alguien, y esos problemas pueden deberse en gran parte a la inseguridad desencadenante de todos los defectos físicos que he tenido hasta ahora. Y por otro lado, a nivel estrictamente psicológico necesito estabilidad, equilibrio... muchas veces no es la persona, sino el momento, que pueden solucionarse con un gesto: una caricia, un beso, un "te quiero", pero sintiéndolo de verdad, sentir que no son solo palabras o gestos por x tiempo de sexo, sino la necesidad de sentir de verdad que me quieren.

Metafóricamente puedo decir sentir absolutamente todas mis emociones en el borde de un precipicio, casi entre la vida y la muerte, pero este "equilibrio en el abismo" es simplemente una manera de decir que no sé exactamente lo que obtendré a cambio de decir lo que pienso, de admitir que el quererte de una manera desmesurada es amarte, pero esto último ya no tanto como desmesurado, porque sé que puedo aún sentir más. Desde una perspectiva realista del futuro no sé nada, vivo en la incertidumbre del qué pasará luego, y éso no me gusta: no sé si algún día me sentiré completa contigo, no sé si eres tú a quien busco, ni siquiera sé si algún día lo pueda encontrar en alguien lo que he encontrado o no en ti, no sé tampoco si lo que necesito es tiempo o una relación estable, porque como antes yo sabía vivir, no es como ahora quiero hacerlo... y en este caso, no es el sentimiento de soledad lo que impera en mí y lo que hace que esté contigo, sino la necesidad de protegerte y quererte, y gustar saber que tú también lo quieres así, pero ahora mismo no siento que me pueda nadie protegerme a mí a nivel emocional."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Aún no me has encontrado?¿aún no sabes quién soy?