miércoles, 29 de mayo de 2013

Se me ha caído aquella brocha que maquillaba mis problemas.
Ahora ella está tan indefensa que prefiere hablar en tercera persona.
Soñaba cuando dormía, y despierta no sabía dónde estaba. Sus cicatrices son de guerras interiores.... y tras su piel, muestra esa realidad que ni ella misma podía controlar: tanta locura,  tanto insomnio, desamores, obsesiones, lágrimas, cigarrillos y café, ansiolíticos y antidepresivos. El Sol empezaba a quemar y ella seguía teniendo frío, quería dejar de pensar, quería dejar de existir. Llámala cobarde y egoísta si quieres, si te atreves. Tú eras su razón, pero los dos estábais equivocados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Aún no me has encontrado?¿aún no sabes quién soy?