miércoles, 15 de febrero de 2012

Out of time.



Y en la ciudad, la gente vive a favor de ese transcurso, tienen prisa por todo: viven en las manecillas de los minutos, nos preparamos en las 12, y por cada segundo que pasa, es una caída, es aquella perdida irreversible del cual el ser humano controla tan sólo la mitad de su uso y no su transcurso. 
Qué bonito sería parar el mundo y su mediocre pasar de tiempo.

¿Aún no me has encontrado?¿aún no sabes quién soy?