sábado, 26 de noviembre de 2011

Etapa 0 (cero), remedio 1 (uno).

Y como cura de mi ignorancia, remedio de mi alma. Días como hoy, devoro un libro tras otro y desafío mi mente con un par de problemas matemáticos y cuestiones filosóficas. Pero, si me ofrecen un cigarrillo o un trago de alcohol, no lo rechazo. Soy adolescente inmadura, los desamores aún duelen y mi indiferencia, u odio, al mundo aún permanece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Aún no me has encontrado?¿aún no sabes quién soy?